domingo, 19 de mayo de 2013

Hay un complot para asesinar a Álvaro Uribe Vélez

Ricardo Puentes Melo
Ricardo Puentes Melo
Por Ricardo Puentes Melo
Mayo 19 de 2013
Una nueva oleada de terrorismo se cierne sobre Colombia. Nuestro país es el actual punto coyuntural en el continente que está a punto de caer bajo el peso del castro-chavismo. La importancia geoestratégica de la nación es vital para los planes de Castro, Maduro y su nuevo mejor amigo, Juan Manuel Santos.
Hace pocos días empezaron a suceder ciertas extrañas coincidencias que nos deben poner a pensar. Primero, Nicolás Maduro anuncia que Uribe Vélez quería asesinarlo. Luego, los medios dan cobertura amplia a un atentado contra el periodista Ricardo Calderón, quien –y en eso hace énfasis la prensa- adelantó investigaciones sobre las supuestas chuzadas en el gobierno de Uribe, y sobre las irregularidades en la centro de reclusión militar de Tolemaida. Nos dicen que los matones dispararon con fusil; luego dicen que no, que fue con armas cortas que le hicieron los cinco disparos. Nos dicen que la munición era calibre 38 y que lo saben porque encontraron los casquillos dejados por los pistoleros que por fortuna tenían tan mala puntería que no pudieron acertar en la humanidad del director de investigaciones de la revista Semana, a pesar de que lo tenían a menos de metro y medio de distancia. Y nos dijeron también que era muy sospechoso que el atentado hubiera ocurrido contra quien más escándalos le destapó a Álvaro Uribe.
Lo siguiente que ocurrió fue que se develó un plan para asesinar a León Valencia, Ariel Ávila (ambos de la Corporación Nuevo Arco iris, que ha destapado escándalos contra Álvaro Uribe) y Gonzalo Guillén, quien –eso también lo dijeron los medios- ha escrito numerosos artículos contra el presidente Álvaro Uribe y contra los militares a quienes “acusó por numerosos casos de falsos positivos”.
Ese esfuerzo publicitario descomunal y solapado para llevar las miradas hacia Uribe como autor intelectual del atentado y el plan contra los otros tres, tuvo todo el sentido cuando nos enteramos de fuentes intachables de un real y macabro plan para atentar contra la vida del presidente Álvaro Uribe Vélez.
Para nadie es un secreto que Álvaro Uribe Vélez es la muralla que ha contenido el avance del terrorismo neocomunista, incluso ahora desde su papel de expresidente incómodo; tanto que él encarna plenamente la oposición a este gobierno. Es tan evidente el daño que Uribe, incluso desde su twitter, le sigue haciendo a las pretensiones terroristas de las FARC, que ya vieron que la única manera de continuar con el camino hacia la cubanización de Colombia es asesinar al máximo opositor de Santos y de ellos.
Ya lo intentaron con otro formidable contradictor: el ex ministro y periodista Fernando Londoño Hoyos, a quien le colocaron una bomba lapa que trajo a Colombia el etarra Asier Altuna Epelde, quien fue invitado de honor de la Marcha Patriótica, en abril de 2012. (Ver http://www.periodismosinfronteras.com/a-quien-beneficia-el-crimen-ese-es-el-autor.html). Y recordemos que así como días antes de este atentado, Piedad Córdoba, salió a los medios a denunciar que se había descubierto un plan para asesinarla, hoy León Valencia sale a decir lo mismo. !Qué casualidades…!
León Valencia, el guerrillero indultado a pesar de que tiene acusaciones por secuestro, ahora asegura que hay un plan para asesinarlo
León Valencia, el guerrillero indultado a pesar de que tiene acusaciones por secuestro, ahora asegura que hay un plan para asesinarlo
Asier Altuna, para quien no lo recuerde, es un experto explosivista que también ha sido participante casi que religioso del Foro de Sao Paulo, y vino a Colombia para puntualizar los detalles –de eso tengo la seguridad- para acabar con la vida del Dr. Fernando Londoño Hoyos inaugurando la utilización de ese terrible explosivo en el país..
La bomba lapa entró desde Venezuela gracias a corredor estratégico que Juan Manuel Santos le despejó a las FARC. Lo aterrador es que Altuna no trajo una sola bomba lapa sino que al menos hay cinco aún sin utilizar.
Pues bien, la conexión vuelve a darse de nuevo. Tenemos información muy confiable de que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) ya tiene en Colombia al menos diez espías que se mueven tranquilamente con el beneplácito de este gobierno. Ellos están ubicados en ciudades estratégicas que el presidente Álvaro Uribe seguramente visitará presentando a los precandidatos de su movimiento. Los nombres de esos asesinos ya están en poder de las autoridades.
Pero no son solamente venezolanos los implicados en el plan. Directivos de la Marcha Patriótica, cuyos nombres también están en poder de los investigadores, serían los autores intelectuales del atentado.
Aquí lo que quieren es asesinar a Álvaro Uribe Vélez y culpar a los militares o a la “extrema derecha” del crimen. Así lograrían doble efecto: sacar a Uribe Vélez del camino, y llevarse al matadero a oficiales incómodos para las FARC y para el gobierno.
Tan fiable es esta información, como la que Periodismo Sin Fronteras anticipó sobre los diálogos de Santos con las guerrillas en Venezuela (meses antes de ir a dialogar a Cuba), y sobre la muerte de Hugo Chávez en diciembre 22 de 2012, que no tenemos ninguna vacilación en publicarla.
Nicolás Maduro, junto a líderes de la Marcha Patriótica (FARC), tienen adelantado un plan para segar la vida del único líder político que puede salvar a Colombia de la instauración del chavismo castrista en el país.
No nos atrevemos a asegurar que el gobierno de Santos participa en esto, pues no tenemos información al respecto. Pero casos se han dado. ¿Cierto, doctores Samper, Serpa y Bejarano..?
@ricardopuentesm
Related Posts with Thumbnails

No hay comentarios: